¡Al agua patos!

Hoy he leído en el periódico que una chica de mi pueblo, que tiene 3 hijos con 3 tíos diferentes, acudió al hospital con una fuerte hemorragia. Esta señora (porque es una señora) dijo haber sufrido un aborto espontáneo y que el feto se había ido por el tobogán acuático del water, pero al detectar los médicos que el feto ya tenía el tamaño de una sandía gorda llamaron a la policía, que procedió a su detención e interrogación, para ver donde había escondido el huevo de pascua. Bueno, la dama en cuestión ostenta una insana obsesión por los lácteos y ordeñar varones con pollas como caballos. Pero no hay que ceñirse a estos datos, igual estamos juzgandola mal (que juiciosillos somos, hay que ver). Que tenga tres hijos ya de tres padres diferentes solo me dice una cosa: es una luchadora.  Busca el amor contra viento y marea, no hay destino demasiado cruel ni hostia demasiado fuerte. Intentad imaginar por un segundo, la pesadilla buracrática que conllevan tres padres diferentes. Tres pensiones, ir detras de cada uno para que pague, tener que apuntar los gastos de cada hijo para pasar luego los gastos y las dietas, tres reuniones de padres en el colegio con tres tipos diferentes... Esta señora tiene un corazón enorme. Casi tan grande como su vagina, por la que se escurrió su último hijo.  Seguro que necesita un gestor para llevar el papeleo. ¿Y los turnos de custodia? Hay que ser muy ordenada para no darle el hijo equivocado al padre equivocado (aunque al parecer todos lo eran), al final le das niños hasta al cartero.

Pero el tema del aborto... Ese si que no lo veo.

No se, no me gustaría pensar mal de esta mujer. Al fin y al cabo, el estado le ha dado la custodia de un hijo no una, sino tres veces. Los médicos afirmaron que la mujer se negaba a ser atendida, y fue su pareja quien la llevó al hospital y salvó su vida, aunque no la de su hijo. Todavía no sabemos si el padre esta implicado en el aborto, pero demostró tener por lo menos una neuroma más que ella, que parece que había olvidado que dejaba tres huérfanos en casa. 

 

Escribir comentario

Comentarios: 1